Homofóbico… -II Parte-

Publicado: 29 julio, 2013 en PROSIGAMOS...

En la entrada anterior (http://prosigoalameta.com/2013/07/10/puedo-ser-homofobico-i-parte/) escribí sobre la clara prohibición bíblica de rechazar a cualquier persona en este mundo, incluyendo a aquellas personas que se declaren homosexuales, bisexuales o transexuales.  En esta ocasión responderé a la segunda pregunta que formulé:

2. Amar a mi prójimo… ¿Significa que debo estar de acuerdo con su forma de pensar, sea cual sea?

La Biblia dice que en este mundo sucederán una serie de eventos que marcarán el fin de los tiempos y que con el regreso de Jesús a la Tierra por segunda vez inicia el “día postrero” (Juan 6);   según I Juan 2:18YA es el ÚLTIMO TIEMPO“,  lo que quiere decir que estamos -a finales de los días ANTES del inicio de los últimos días- (suena raro pero así es). Y cuando se trata este tema de -los últimos tiempos- nuestra mente está “acostumbrada” automáticamente por la publicidad, los noticieros y el cine…a pensar en Terremotos, Huracanes, Desastres, etc., pero va más allá de todo esto.

Dice la Biblia lo siguiente antes de la Segunda Venida de Jesús:

“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.”  2 Timoteo 3:1-5

Esta es una profecía del desastre personal de cada hombre y mujer sobre esta tierra, cada vez el ser humano será más rebelde a Dios,  se hará autosuficiente, no tomará a Dios en cuenta en su manera de vivir, incluso confundirá -la religión con Dios- no teniendo nada en común. La forma de pensar y por ende la conducta humana vivirá -su vida- sin importarle lo que Dios piense, se guiarán por “su experiencia, sus estudios o lo que diga X persona”, por lo tanto existirá una clara separación entre el Hombre y Dios,  la cual llevara a este mundo a pecar y a pecar y a pecar cada vez más contra Dios al no obedecer lo que Él estableció.  LA BIBLIA SERÁ PARA ELLOS UN LIBRO DE HISTORIAS Y CONTEXTOS PASADOS QUE YA NO APLICA AL MUNDO DE HOY.

Rebeldía, Corrupción, Drogadicción, Desenfreno Sexual, Violaciones, Robos, Irrespeto Social, Irrespeto a los Padres, etc., son algunos de los elementos que más vemos en la Sociedad…el ser humano va de mal en peor,  y cualquier persona incluso una “no creyente” jamás estaría de acuerdo con alguna de las prácticas anteriores, y por eso dice al final del pasaje bíblico anterior que a este tipo de personas… -”Debemos Evitarlas“… y ¿qué significa según el diccionario la palabra -evitar-?  R/ Apartarse para no causar algún daño o molestia.  EVITAR también es Respetar y no Juzgar.

Entonces, si yo soy un hijo de Dios, que cree en Él y que vive según sus mandamientos,  en primer lugar debo AMAR a mi prójimo,  y amar significa interesarse, orar por ellos, no despreciarlos, conversar y mostrarles cuando exista la oportunidad…el amor que Dios, sin importar si mi prójimo es ladrón, mentiroso, hipócrita o que tenga una tendencia sexual diferente, y sobre esto escribiré en la próxima entrada.

En segundo lugar como hijos de Dios, el mensaje es claro, -debemos evitar- (NO rechazarlos) a ese prójimo que desea vivir una vida separada de Dios,  suena contradictorio – A M A R  pero E V I T A R -, pero no lo es;  DIOS nunca estará de acuerdo con el PECADO,  DIOS DETESTA literalmente el pecado, pero AMA al Pecador, de igual manera debemos hacerlo nosotros,  tenemos que amar a todas aquellas personas que son rebeldes a Dios pero evitarlos con el propósito de no causarles una molestia (por mi Fe) y que la misma sea una excusa que les impida aceptar el mensaje de Salvación.

Por ejemplo:  Yo tengo un amigo que yo sé que es un ladrón,  le amo y oro por él y le muestro según la Biblia su pecado cuando me lo permite,  pero lo evito, en el sentido de que no voy a ir a robar con él, no voy a comprarle lo que roba,  nunca podré pensar igual a él, aunque el robo sea para alimentar a su familia,  no puedo estar de acuerdo con eso; pero no por esto, no le voy a hablar, o no lo voy a llamar e invitarlo a comer y tener una conversación con él, pero claro -fuera de la escena del crimen-.  Hoy en día la mejor técnica para hablar del mensaje de Salvación a un conocido que este en pecado, es entablando una relación sana (no el compañerismo, esto es diferente), donde esa persona tenga claro, que mi fe en Dios es lo que mueve mi vida y no “acomodar” mi relación a sus pensamientos.  La Sana Doctrina no se acomoda…DIOS es el mismo ayer, hoy y lo seguirá siendo por siempre.

Un hijo de Dios no podría congeniar con una persona que vive en total rebeldía a Dios, ambos pueden causarse molestia…por eso aunque los amemos debemos…evitarlos (respetarlos y no juzgarlos),  2 Corintios 6:14 dice:

“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?

Salu2, que Dios te bendiga.

R.Coto.M